Notas a pie.

Hojeó la novela que es su vida, y llegó a una conclusión asombrosa. La mitad de las páginas pertenecían a un vacuo paréntesis; mientras que lo que más le removía las entrañas era la lectura de las notas a pie de página. Anotaciones aclaratorias, se supone que prescindibles e inocuas, que salpicaban las páginas aquí y allá.

Las notas a pie de página habían cobrado su sentido, habían asumido un papel de spin-off mucho más interesante que el texto principal (1).

(1) Nota: desde entonces, busca con avidez las notas a pie incrustadas en las historias que lee.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s